La Piedra menta

Se trata de una piedra caliza de gran dureza con tonos ocres predominando el amarillo vainilla suave y con una textura natural de piedra que no esconde su porosidad lo que la hace especialmente idónea para caminar sobre ella. De ahí que la piedra menta sea muy utilizada en pavimentos de piscinas o terrazas dado que la planimetría de esta seudo caliza hace que tanto sillas como hamacas asienten con precisión y que descansar sobre la misma sea un placer refrescante.

Existe una variante de la piedra menta que se denomina Menta Fosil y que tiene como particularidad unos colores ocres más intensos abandonando el color vainilla suave y en numerosas piezas pueden apreciarse fósiles de vegetales o animales, lo que determina que dicha variante de piedra menta sea muy útil en obras de decoración donde quiere lograrse un impacto visual elevado en atención a los elementos fosilizados de la piedra, así es muy habitual que la citada losa menta sea colocada en escaparates de comercios o incluso en decoración de fachadas de locales de ocio, atrayendo las miradas hacia la misma.

En cualquiera de sus dos variantes la piedra menta se fabrica en medida fija de 60x30x2 cms aunque para obras singulares pueden adoptarse otras medidas o formatos aparte de rectangular y siempre adaptando la piedra a las necesidades de la obra o del cliente.

Otros

cubierta_filita_gris_verdosa cubierta_filita_roja Cubierta_rama_filita_roja verde_rio